Un tubo simple pero cumplidor

buscardesguaces

El tubo de escape aunque parezca algo irrelevante es una pieza importante del vehículo. A través de él se despiden los gases del coche, reducen los ruidos y, en general, colabora con el rendimiento del motor. Por tendencias, algunos han preferido cambiarlos por resonadores solo por razones estéticas.

Para no pasar malos momentos por un pequeño error, le ofrecemos algunos tips que le ayudarán a saber un poco más de qué se trata todo esto:

  • Cambio del tubo: si es usado para desplazamientos largos suelen tener aproximadamente 80.000Km de vida útil. Si por un tiempo no circula o al menos enciende el coche, se crearía humedad en el escape y estaría propenso a que se corroa.
  • Proceso de cambio: comúnmente resulta muy caro, debido a que el sistema de escape está conformado por el tubo y su cola, el catalizador y el silenciador. Al realizar cambios de piezas asegúrese de que estén homologadas, puede que luzcan bien estéticamente pero se corre el riesgo que si no se tiene ello en cuenta, se dañe su funcionamiento.
  • Quita y pon del tubo: es necesario que el coche esté en frío para no correr riesgos de quemaduras. Las piezas que serán extraídas deben identificarse, por lo que deberá elevar el vehículo. Corte y retire los tronillos que lo fijan al silenciador. Una vez que lo haya realizado empape los repuestos en grasa para después unirlos, instalarlos en sus respectivos lugares, alinearlos y comprobar que estén bien, lo que se certifica arrancando el motor. Se ha de rectificar que en cada unión no hayan fugas o algún elemento mal colocado.

Cambios de apariencia en el tubo o en cualquier otra pieza son posibles siempre y cuando no entorpezcan el funcionamiento de los mismos. Cosas sencillas como sobrepasar los parachoques, spoilers, resonadores, etc., deben cumplir con su misión antes que nada o será inútil que luzca bonito. Todos los elementos que conforman el vehículo tienen una razón y un porqué, alterarlos puede ser malo para el coche y para la seguridad de sus ocupantes.

Dado que se trata de algo simple es muy fácil de encontrar y adquirir, regularmente no son problemáticos en caso de tener que ser adaptados, pero es algo muy poco probable que suceda. Una manera muy práctica de ubicar esta o cualquier otra pieza es en un desguace, estos establecimientos tienen mucha más variedad que en los locales convencionales. Consulte con un directorio online si desconoce en donde están situados.