Tres alternativas para cubrir tu cama con estilo este verano

cubrir-cama-estilo

Si estás buscando ropa de hogar para esta primavera y verano te vamos a ofrecer tres alternativas en lo que se refiere a tu cama y a las diferentes prendas para cubrirla cuando llega el buen tiempo y el calor comienza a hacer su aparición.

Una colcha bouti

Es la opción favorita en nuestro país. Se trata de colchas que tienen un ligero guateado, lo que hace que puedan ser colocadas en la cama de una forma cómoda y le den forma a la misma.

Como dirían nuestras madres, son colchas que visten y que dan un estilo diferente y más elegante a una habitación. Pero además, el guateado hace que tengan cierta calidez, por lo que se pueden usar en primavera y también hasta bien avanzado el otoño, por lo que resultan muy versátiles. Allí donde refresca durante las noches, es muy útil todo el verano.

Una colcha de verano

Bajo el nombre de colcha de verano se pueden incluir todas las colchas aptas para esta estación, pero nos estamos refiriendo a las colchas más finas, esas que a veces son poco más que una sábana gruesa y que le dan un aire distinto a la cama pero sin aportar volumen, forma ni calor.

Son colchas generalmente frescas, con colores y estampados de moda y que se pueden recoger por la noche cuando hace mucho calor o dejarla puesta si se es un poco friolero. Son tan poco voluminosas que se lavan fácilmente en la lavadora y secan muy rápido, por lo que son perfectas para habitaciones de niños que pueden mancharlas con facilidad.

Otra de sus ventajas la notarás a la hora de guardarlas de un año para otro, ya que no abultan prácticamente nada y una colcha de este tipo se guarda en el mismo espacio que un juego de sábanas completo.

¿Te atreves con un fular?

Sin duda alguna, la alternativa más radical pero que puede encajar muy bien en la habitación de la casa de verano de una hija adolescente o una adulta joven. O en su habitación universitaria.

Una manera diferente de conseguir una imagen joven, colorida y distinta a la habitual, algo que siempre es muy valorado por la gente de determinadas edades que necesitan plasmar su rebeldía y su inconformismo en su cuarto, aunque también su necesidad de experimentar y de buscar creaciones diferentes.