Tiempos en los que debemos pensar en ahorrar

desguacesmelli

Es obvio que en otros tiempos hubiera gente que ante una avería fuerte de su vehículo pensara en llevar su coche al desguace e ir directamente al concesionario más cercano en busca del coche de sus sueños. Claro viendo la gran oportunidad que esto suponía los concesionarios pusieron a merced del cliente un montón de ventajas como entregar dinero por tu viejo coche, o descontarlo de la compra del muevo o simplemente hacer una rebaja interesante, de esa manera se aseguraban de tener clientes a cada poco tiempo que quisieran estrenar el coche que triunfaba en ese momento. Pero desgraciadamente las cosas cambiaron y no precisamente para bien, ya que con la llegada de la crisis esas ofertas ya no parecían ni tentadoras, se escapaban a cualquier bolsillo de cualquier ciudadano con una economía más bien baja incluso aún pareciendo que no estaban nada mal era imposible poder pagarlos, y vimos como las caídas en picado de este tipo de ventas se sucedieron con más frecuencia, vimos como de la noche a la mañana el sector de los desguaces donde ni por asomo nos queríamos acercar resurgían de sus cenizas y nos ofrecían oportunidades claras a las que sí poder responder en el momento.

Claro nuestros hábitos cambiaron y aprendimos de la noche a la mañana a sacar mucho más jugo de nuestro coche, vimos como era muy fácil volver a darle la funcionalidad que queríamos y que nos salía muy bien de precio. Claro el rechazo hacia las piezas originales fue evidente, ya no nos llamaban la atención, ya no las veíamos como un plato suculento que apetecía probar, más bien hicimos de nuestro mejor amigo a desguaces melli por poner un claro ejemplo de los desguaces homologados que nos esperaban con los brazos abiertos para ofrecernos lo que justo estábamos esperando en ese momento. Y es así como creo que sin darnos cuenta hicimos de los desguaces nuestros mejores amigos, como en pro de una vida más desahogada en cuanto averías se refiere nos llegaron como anillo al dedo, y vimos que las averías ya no nos suponían un problema, es más aprendimos a que nuestro coche tiene más de una vida y unas piezas de gran durabilidad que al final no son tan caras y que nos pueden dar el mismo beneficio que si nos gastamos mucho más del doble en unas nuevas.