Refranes que ayudan con la crianza de los hijos

refranesysusignificado-net

Hay refranes para diversos temas, muchos de ellos resultan buenos consejeros que bien valen la pena tener en cuenta, especialmente si nos ayudan con la crianza de los niños, ya que a nadie le enseñan cómo ser padre, es algo que se aprende en el camino, el que tiene esa responsabilidad trata de hacerlo lo mejor posible, y todo lo que aporte en este sentido se agradece y se aprovecha para el bien de los pequeños.

En la web http://www.refranesysusignificado.net puede encontrar una gran cantidad de proverbios que encierran una sorprendente sabiduría, y es que definitivamente la experiencia de nuestros antepasados está capturada en varios de esos dichos, entonces por qué no analizarlos y ponerlos en práctica, ayudar con ellos a reforzar valores en nuestros hijos o en cualquier niño o joven al que podamos dar un oportuno consejo.

Para ejemplificar lo apropiado que son este tipo refranes expondremos algunos dando una breve explicación de los mismos:

“Obediencia y paciencia son buena ciencia”, esta son virtudes que favorecen mucho a quien las pone en práctica, un hijo obediente seguirá las instrucciones de sus padres que tienen experiencia y que saben lo que les conviene a su prole, por ejemplo, que estudien, hagan sus quehaceres, cuando aprueban o no una salida a algún lugar hay que acatarlo. Por otra parte, la paciencia dará esa calma tan necesaria para esperar resultados positivos aunque estos se tarden.

“Dime con quién andas y te diré quién eres”, este es otro de los temas controversiales entre padres e hijos, que tiene que ver con las amistades, pues los segundos no quieren que los primeros se inmiscuyan en tal decisión. No obstante, es menester de los adultos velar porque sus representados no se unan a pandillas o personas que perjudiquen la imagen y peor aún, el comportamiento de los mismos, llevándolos a malos pasos como consumo de drogas o cometer actos ilícitos.

“A la mala costumbre quebrarle la pierna”, este refrán es muy oportuno para quienes tienen la responsabilidad de criar, porque deben ser firmes y enérgicos cuando observan un mal proceder, en cuyo caso un castigo sería lo apropiado para que escarmienten y no vuelvan a repetir la mala acción. Si no se hace nada, entenderán que sus actos malos no tienen consecuencias negativas y probablemente incidirán nuevamente en ello.

Esto es solo una pequeña muestra de toda esa sabiduría que tienen los refranes tanto para los padres como para los hijos.