La mejor manera de exponer

expositores-metacrilato.es fotonueva 3

Los artistas son unas personas hechas de otra pasta, personas con una imaginación desbordada, personas que de cualquier cosa, de cualquier momento, de cualquier situación sacan una idea y la plasman y sea en un lienzo, en un montón de barro o en una pared de una calle poco concurrida, da igual la manera y el donde, la importancia está en el cuándo y en el porqué.

No son muchos los que pueden exponer su arte en galerías y museos, son pocos los reconocidos por la calle, son pocos los que pueden vivir de esto, del arte, de las pinturas o las estatuas que crean de la nada, son pocos los que son considerados artistas por los demás. No es necesario que una persona tenga unos lienzos colgados en un vestíbulo acompañado de unos expositores-metacrilato.es con unas octavillas en las que se explica lo que se va a ver en esa exposición, los artistas están a pie de calle, haciendo grafitis, algunos muy buenos, o esas personas que son capaces de hacer obras de arte en miniatura utilizando una cuchilla y una punta de un lápiz, artistas son los que con un trozo de madera son capaces de tallar una figura a tamaño real de cualquier Santo, estos también son artistas pero no son reconocidos.

También es un artista un virtuoso del violín, o un actor de los que emocionan. Los artistas pueden estar en cualquier lado. Cuantas veces no has ido por la calle y al llegar a una plaza has visto a un artista de arte callejero, que son su habilidad intenta salir adelante, un artista que no tiene medios para destacar pero que lo intenta en la calle, con su disfraz, con sus lienzos, con sus habilidades…

En Estados Unidos hay cientos de galerías que exponen las obras de artistas nóveles, de personas que aún están en el anonimato, de personas que con un poco de suerte y un mucho de contactos pueden llegar a ser artistas reconocidos, de personas que solo necesitan una oportunidad para brillar. Afortunadamente las cosas van cambiando, cada vez hay más cafeterías o restaurantes que ceden sus paredes para que personas con talento muestren al mundo lo que son capaces de hacer con unos carboncillos y unos cuantos pinceles y así, mientras tomas un café o te preparas para comer, tienes la gran suerte de contemplar las piezas de estos artistas.