Instalaciones que merece la pena visitar

otoniel.es foto4

Seguramente cuando cualquiera de nosotros piensa en un desguace no se imagina grandes instalaciones dotadas de las últimas tecnologías en cuanto a mecánica se refiere, sino que tenemos en nuestra mente todavía la imagen de naves destartaladas llenas de coches viejos que no servían para nada, cuyo único objetivo por parte del dueño era el de engañar al que pudiera y hacer de aquello un auténtico cementerio de coches viejos. Por lo general se trataba de negocios familiares, que pasaba de padres a hijos y en mucha ocasiones heredaban las malas aficiones de sus progenitores, haciendo del negocio verdaderos antros a los que nadie quería ni por asomo acudir. Por suerte podemos decir que no todos seguían esos caminos son todo lo contrario, hoy en día podemos todavía encontrar negocios que se dedican en cuerpo y alma al desguace de coches y que con mucho trabajo a los largo de los años han conseguido hacerse un hueco importante de ventas en esto de los recambios de la segunda mano.

Desde luego para ellos no ha sido nada fácil, podemos decir a ciencia cierta que se lo han currado con creces y que si hoy en día se han convertido en la elección perfecta para muchos es porque sin duda se lo han ganado. Es verdad que desguaces podemos encontrar muchos, es más hay un gran abanico lleno de posibilidades por todos lados, pero cuidado que no todos nos van a ofrecer ni lo que buscamos ni lo que necesitamos. En primer lugar porque para que un desguace cumpla como tal debe estar ante todo homologado, es decir ser un centro autorizado que se encargue de la destrucción y recogida de coches que ya han llegado al final de su vida útil, una vez cumplan con la normativa vigente podemos decir de primera mano que se han convertido en sitios que podemos visitar y utilizar sin problema. El claro ejemplo lo tenemos sin duda con otoniel un desguace de hoy en día que se preocupa porque sus instalaciones sean las más modernas, para ofrecer así el mejor de los servicios. Y es que hoy en día estamos muy equivocados con los desguaces ya que lo que nos imaginamos no es y lo que buscamos allí se encuentra, tan solo es cuestión de echar un vistazo y darnos cuenta de que en realidad sí merece la pena confiar en ellos.